Kombutxa, la bebida viva más saludable

Este artículo lo prometí bastante en algunas stories de IG y es porque hay bastante desconocimiento hacía esta bebida milenaria, saludable y muy rica. Una vez compartí una receta hecha con la kombucha y una embarazada me preguntaba si lo podía tomar. Enseguida contacté los chicos de Kombutxa

para que nos aclaren las dudas. Si no conocías la marca, es una de mis favoritas, a parte de ser locales, zero waste y ecológicos. Te dejo con el articulo y espero preguntas si aún tienes para hacer.

Kombutxa, la bebida viva más saludable

Haces una dieta sana y equilibrada. Has alejado los azúcares de tu vida. Pero, ¡qué complicado es todo cuando sales a tomar algo o cuando quieres acompañar tus platos con algo diferente al agua! Kombutxa es la alternativa saludable a los refrescos y bebidas de baja graduación alcohólica que conseguirá que no los vuelvas a echar de menos. Y ahora me dirás ¿de qué estás hablando? ¿Qué es la kombucha? Pues la kombucha no es ni un plato japonés ni una llave de judo ni una postura de yoga… Kombucha es un té fermentado de orígenes milenarios que se remontan al 220 aC cuando le pusieron el sobrenombre de elixir de la vida. Y no es para menos. Como todos los fermentados, esta bebida contiene probióticos naturales. Entre otras propiedades saludables, ayuda a las digestiones, hace que la función hepática sea más óptima y, por tanto, que tu organismo depure con más eficacia. Además, refuerza tu sistema inmune.

 

Kombutxa es una marca nacida en 2015. Uno de los miembros del equipo empezó a consumirlo para intentar solventar un problema de salud. Jordi tiene el síndrome de Gilbert y su hígado no desintoxica como es debido. Empezó a tomar kombucha, los desajustes que padecía se solucionaron y apostó por crear su propia marca para que todo el mundo pudiera experimentar sus beneficios. Nacía Kombutxa y, con ella, unos estándares de calidad irrenunciables. Kombutxa, que no pasteuriza ni filtra sus bebidas para que estas conserven las máximas cualidades probióticas, elabora actualmente en seis variedades distintas: Ginger –manzana y jengibre-, Hibiscus –granada e hibisco-, Flowers –uva y saúco-, Green –albahaca y té matcha-, Verbena –pepino y hierbaluisa- y PaleoBirra –Kombutxa y lúpulo, sin glúten ni alcohol. Fue la primera empresa del territorio en envasar en vidrio, un material reciclable que, además no transmite partículas peligrosas al contenido. La elaboración es totalmente artesanal, siguiendo el método milenario. Todos los ingredientes que utilizan para la elaboración de Kombutxa son absolutamente naturales, de primera calidad y orgánicos. Cuenta, además, con el sello ecológico del CCPAE.

 

La principal singularidad de Kombutxa es que apenas contiene azúcar residual. El azúcar es imprescindible para la elaboración de la kombucha. Es el alimento de los microorganismos –levaduras y bacterias- que llevan a cabo la fermentación. Éstos lo consumen y lo convierten en ácidos orgánicos saludables. En el caso de Kombutxa, la larga fermentación a la que someten el producto provoca que estos microorganismos prácticamente ‘se lo coman’ todo. Tan poco azúcar queda en botella que la bebida final no evoluciona y, por tanto, es la única kombucha artesanal del mercado que no necesita estar refrigerado para su conservación o transporte.

 

Kombutxa envasa en dos tamaños. Para compartir o alargar su consumo durante unos días o bien para consumo individual. Además, últimamente, y con el objetivo de conseguir el mínimo residuo, han incorporado el formato barril. En tiendas, permite al consumidor final rellenar botellas y en restauración, servirlo a copas.

 

Kombutxa es apto para veganos, no contiene gluten, apenas contiene alcohol –todos los fermentados producen, Kombutxa tiene menos de 0,5 grados). Es apto para todos los públicos, salvo para los que tengan alguna afección incompatible con el consumo de fermentados o de alguno de sus ingredientes. Asimismo tampoco se recomienda su consumo a embarazadas o madres lactantes, al tratarse de una bebida sin pasteurizar y que, además, actúa desintoxicando. El consumo en niños se recomienda a partir de los 4 años, teniendo en cuenta su composición (mínimo alcohol y mínima teína).

 

Kombutxa se puede tomar sólo, para apreciar su burbuja, o acompañarlo de zumos verdes o zumos de fruta. Puede ser la base de deliciosos y saludables cócteles o un buen punto de partida para elaboraciones culinarias.

 

 

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Green Mama’s Journal

Un poco de mi mundo y mucho de proyectos que me gustan, inspiran y quiero compartir contigo