La esqueixada de la Lali

Estos días de Pascua han sido protagonistas de la llegada del buen tiempo. ¡Que ganas que teníamos! Fui con mi familia y los padres de mi marido unos días a la montaña y hemos estado muy bien. La Júlia no ha parado un segundo y el peque ha disfrutado del aire puro y de la tranquilidad que ofrece la montaña. No puedo decir que he descansado porque lo de despertarse por la noche varias veces tampoco ha cambiado, pero seguramente con menos estrés. 

¡Viva La Mamma! Siempre me ha gustado como cocina mi madre, creo que es una muy buena cocinera, pero mi suegra no es de menos. La verdad es que lo tengo muy malo intentar a cocinar en esta familia porque a los padres de mi marido les encanta comer bien y sobre todo cocinar y mi marido también ha heredado el amor por la gastronomía. ¡Lo se, una gran suerte! Lo que intento es introducir un poco de novedad en la cocina clásica, pero saludable que tenemos en familia.

Hoy os dejaré una receta clásica, pero que os garantizo que es la mejor esqueixada que he comido en mi vida y es súper fácil de hacer. Es un plato perfecto para el verano cuando nos apetecen cosas frías y ligeras, pero también se puede cocinar en invierno. ¡You decide!

 

Ingredientes

  • Morro de bacalao desalado al punto( ni está dulce ni salado)
  • Una cebolla tierna picada
  • 4/5 tomates (medianos) pelados
  • Olivas negras de Aragón
  • Aceite de oliva extra virgen
  • Pimienta
  • Dependiendo de la temporada, se pueden añadir habitas frescas y/o alcachofas frescas cortadas finamente.

Receta

  1. En un bowl grande, poner la cebolla picadita, el bacalao esqueixat(desmenuzado), el tomate pelado cortado a dados, las olivas negras, abundante aceite de oliva( para que el bacalao empape el aceite), la pimienta molida a gusto y mezclarlo todo bien.
  2. Dejarlo todo a macerar bien durante 2/3 horas dentro la nevera así los gustos se mezclan bien.
COMENTARIOS